La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

lunes, 22 de julio de 2013

¡El circo de Calder llega a la Pequeña Ciudad!

El 22 de julio de 1898 nació en Lawton (Pensilvania) Alexander Stirling Calder en el seno de una familia de artistas- su padre era escultor y su madre pintora-. Con ocho años tuvo su primer taller en casa y con once regaló a sus padres por navidad las dos primeras piezas de su escultura cinética: un perrito y un patito hechos con lata, a los que si les dabas un toquecito con el dedo se balanceaban. Le encantaba hacer animalitos y personajes pequeños para su hermana Peggy.

Alexander Calder. Pato, 1909

Alexander Calder. Perro, 1909

Después se fue a la universidad, donde estudió ingeniería. Una vez graduado tuvo diversos empleos, como el de cronometrador en una maderera o bombero en la sala de calderas de un barco. Las experiencias profesionales vividas lo tenían un tanto aturdido, por lo que pensó que la opción de convertirse en artista no era tan descabellada y se marchó a Nueva York en 1923, donde se matriculó en la Art Students League y consiguió un trabajo ilustrando la National Police Gazette. Los responsbles de la revista enviaron al joven Calder durante dos semanas al Ringling Bros and Barnum & Bailey Circus para esbozar escenas circenses que después publicarían en la revista. Este trabajo marcó el resto de su carrera ya que Calder se había sumergido en el maravilloso mundo del circo, un tema que recreó a lo largo de toda su carrera.

En 1926 se traslada a París y crea su Cirque Calder, una pieza artística sin igual, en el que no faltaba ni carpa, ni artistas diminutos, ni animales, estaba todo cuanto había visto en sus dos semanas en el Ringling Bros Circus. El circo estaba fabricado en alambre, cuero, tela y materiales reciclados, y fue diseñado para ser manipulado manualmente por el propio Calder. Era portátil, donde todas las piezas eran lo suficientemente pequeñas como para ser embaladas en unas cuantas maletas (5), lo que permitía al artista llevar su espectáculo circense con él y celebrar actuaciones en cualquier lugar. 

Maletas del Alexander Calder. Calder’s Circus, 1926–31. 

Maletas del Alexander Calder. Calder’s Circus, 1926–31. 

La primera actuación tuvo lugar en París, su público, amigos y compañeros. Fue tal el éxito que en breves se ve obligado a estrenar en Nueva York. La representación duraba en torno a 2 horas, 120 minutos en los que el mismísimo Calder daba vida a todos y cada uno de los personajes (llegó a tener 50 piezas entre trapecistas, domadores, payasos, leones…) poniéndoles sus correspondientes voces, y escondiendo a su esposa, que actuaba en la sombra como DJ para pincharle las músicas de fondo de cada uno de los números. Un éxito total que Calder disfrutó desde que empezó en París en 1926, hasta su muerte 50 años más tarde.

Mecanismos muy básicos, con materiales comunes, daban vida a los muñequitos del circo que Calder preparaba y accionaba durante cada actuación. Cada figurita gozaba del equilibrio de sus móviles, se movían de manera armoniosa gracias a sus engranajes rudimentarios, al alambre y a los números insólitos que Calder había orquestado para su particular circo.

Calder y los preparativos para la función circense
Alexander Calder. Calder’s Circus, 1926–31. 
Alexander Calder. Calder’s Circus, 1926–31. 
León del Circo Calder

Dicen que entre los megafans del circo, de los que nunca fallaban a las representaciones, estaban Man Ray, Miró, Mondrián y Cocteau- y no me extraña, debían enloquecer con las caras de su querido amigo-.

Alexander Calder & Lion, 1971

En 1961, en Francia, Carlos Vilardebó dirigió un documental sobre él, llamado Le cirque de Calder, una grabación de apenas 20 minutos que nos muestra al artista con su circo, con un laboratorio de ideas que influirá de manera determinante en el resto de su obra. A continuación, el documental:





El Circo de Calder es parte de la colección permanente del Whitney Museum de New York, pero si queréis acercaros a él, no tenéis que salir de casa, ya que como todo en esta vida, el circo, también está en los libros. Hace cinco años, la editorial Combel puso en marcha la colección ¡Mira que arte! en la que se publicaron libros referentes a artistas en formato pop-up, entre ellos uno de Alexander Calder.

Su autora Patricia Geis, nos presenta a Calder en medio de ventanas de color, móviles y un montón de elementos de reciclaje con los que los pequeños lectores podrán juguetear con el arte del genio americano, como en el caso del circo, ya que dispondrás de 8 de las famosas piezas para montar sobre el libro tu propio numerito.

Pista del Circo Calder. Edicón pop-up de Combel
















Calder fue un amante de los juguetes, a los que un día de estos dedicaremos un post, pero no sin olvidarnos de su incursión en la LIJ, ya que en 1931 ilustró una edición increíble de las Fábulas de Esopo, un ejemplar del que también hablaremos en la Pequeña ciudad.

Hasta entonces, que disfrutéis del espectáculo y ¡Feliz 115 cumpleaños Don Alexander Calder!


Fuentes:

domingo, 21 de julio de 2013

¡Camarero! ¡Una copita de vino ilustrado!

Hace un par de años, un selecto grupo de diseñadores e ilustradores se reunía para deliberar. Buscaban al ganador del IX Concurso Internacional de Cartelismo Publicitario Francisco Mantenón, buscaban un nuevo cartel para las Bodegas Terras Gauda (D.O. Rías Baixas). Lo tenían complicado, no solo por el número de candidatos -1600-, sino por la calidad de los trabajos.

Javier Mariscal, Alberto Corazón, Óscar Mariné, Isidro Ferrer, Manuel Estrada, Pep Carrió y Emilio Gil, eligieron como ganador el cartel de un diseñador berlinés Sebastian Büsching, que fundiendo el contorno de la botella con un marinero consiguió el primer premio de la edición en 2010.

Sebastian Büsching, Primer premio de la IX edición
del Concurso Internacional de Cartelismo Publicitario Francisco Mantenón

Sebastian Büsching, Primer premio de la IX edición del Concurso Internacional de Cartelismo Publicitario Francisco Mantenón

Ahora, pasados unos años y reposado el caldo, el cartel evoluciona para convertirse en la etiqueta de las botella de Abadía de San Campio, un albariño vestido de blanco y cián, un vino "veraniego" como reza su campaña de publi. Gracias a la ilustración del artista berlinés, dan ganas de descorcharla, ¿Una copa de blanco fresquito?

Botella conmemorativa
del 
IX Concurso Francisco Mantecón.
 Ilustración Sebastian Büsching

Este marinerito tatuado, naif y con silueta de botella se ha convertido en la imagen del vino Abadía San Campio, y esta es la botella conmemorativa del IX Concurso Francisco Mantecón. El concurso es bianual y este año ¡toca! así que hasta el 30 de septiembre podéis enviar vuestras propuestas. Desde 2001, Terras Gauda ha premiado trabajos de artistas de todo el planeta: Japón, Bélgica, EEUU, Lituania, Polonia, así que sal de tu mundo y envíales tu mensaje en la botella, es posible que seas el siguiente premiado.

Porque como todo en esta vida, el vino, si es ilustrado, es dos veces bueno.

Más trabajos de Sebastian Büsching y toda la info para la última convocatoria del Concurso Internacional de Cartelismo Publicitario Francisco Mantenón:

viernes, 19 de julio de 2013

Ciudad de vacaciones

Hace unos años, mientras el país vivía por encima de las posibilidades de todos, en televisión nos machacaban la oreja con un spot de alquiler de apartamentos en el que según sus promotores era el lugar más propicio para el disfrute a tutiplén (no voy a escribir el nombre, si queréis saberlo solo tenéis que hacer memoria). Era la supuesta Ciudad de vacaciones. Era un horror.

Yo he descubierto una auténtica y genuina ciudad para pasar las vacaciones, y es pequeña, sin aglomeraciones, atascos o nubes de humo. Es una pequeña ciudad, muy pequeña, con un par de calles, una carretera, un puñado de árboles y un caballito alado ¿Es necesario invadir la primera línea de playa para ser feliz? No, si no mirad esta y decidme que no os mudaríais mañana mismo. ¡Que bella y pequeña ciudad!

Lauren Rolwing

Lauren Rolwing

Esta pequeña villa de papel, cartulina y cartón es obra de la ilustradora y diseñadora americana Lauren Rolwing. Es una genio del cartelismo, ilustra publicaciones infantiles y ha tenido la oportunidad de exponer sus trabajos en la galería de arte más pequeña del mundo, la Nashville's Smallest Art Gallery (NSAG).

Lauren Rolwing en la Nasville's Smallest Art Gallery

Esta galería es famosa en el mundo entero, más que por las exposiciones que celebra, por las dimensiones del espacio de exposición que tienen esas obras para ser mostradas al público. Con solo 68.58 X 93.98 cm y con un pequeño panel solar que ilumina la vitrina, este espacio expositivo es totalmente autosuficiente y ha adquirido relevancia más allá de su Nashville natal desde que se puso en marcha en 2008 (anteriormente era la vitrina abandonada y taqueada de una vieja tienda). Este es el croquis de la galería que puede verse en la web oficial, atentos:



Sin duda un lugar muy especial al que la ciudad de Lauren Rolwing le va como anillo al dedo.

Pronto hablaremos de sus carteles, con lo que definitivamente caeréis rendidos ante los encantos de la grafista.


Fuentes y adelantos:

lunes, 15 de julio de 2013

Hundertwasser en verano

Son muchas las ocasiones en las que os he hecho partícipes de mis gustos, de mis debilidades, de los trabajos de artistas a los que admiro, como en el caso de Saul Steinberg, Sheila Hicks, Niki de Saint Phalle o David Hockney. En esta ocasión y con la excusa de recomendaros libros para estar entretenidos este verano, aprovecharé para hablaros del artista que más me gusta entre todos los artistas: Freidrich Hundertwasser, el hombre de las 5 pieles.


Hundertwasser

Nacido en Viena en 1928, destacó en el mundo de la pintura, la escultura y la arquitectura por sus obras especiales, diferentes, con un sello personal inconfundible que dotaba a todos sus trabajos de una asimetría y colorido únicos e irrepetibles.

Fue pintor a los 15, arquitecto a los 52, y ecologista desde la primera bocanada de aire que llegó a sus pulmones hasta el 2000, año en que Hundertwasser nos dejó. Pero su obra ya se había extendido por todos los rincones del planeta, para entonces, sus casas, sus sellos, su calzado o su váter de humus habían cautivado la mirada de medio mundo, mientras que el otro medio, peregrinaba desde 1985 hacia el distrito 3 de Viena para enmudecer frente al complejo residencial Hundertwasserhaus.

"¡Esta casa es mi alma!"
Friedensreich Hundertwasser, 1986

Hundertwasserhaus, Viena

Hundertwasser era sin duda un tipo particular, un hombre que acostumbraba a llevar calcetines de diferente color, que metía dentro de sus casas "árboles inquilinos" o que se desnudaba en medio de una de sus conferencias para poder explicar enérgicamente a sus oyentes algunas de sus ilustres teorías, como la de las 5 pieles.

Schiele, Klimt, Gaudí o el arte japonés fueron algunas de las referencias que tomó el multifacético artista vienés para desarrollar una enorme colección de trabajos que iban del urbanismo a la pintura, de la arquitectura al diseño textil o de la pintura al paisajismo.

Fue una lástima, pero entre los miles de trabajos de Hundertwasser no se encuentra ningún libro infantil, sí, sí, una pena; aunque en vida no hubiese editor o galerista que reparara en publicar algún libro para niños, unos años después de su muerte llegaron- y digo llegaron porque no fue uno solo-. Y ahora es tiempo de preguntas: Después de conocer o haber descubierto al genial artista ¿no sentís que debéis compartir esta experiencia estética con vuestros hijos, sobrinos y demás "menudos" de la familia? ¿lo tenéis claro, verdad? Pues como intuyo que la respuesta es sí, pasemos a conocer estos manuales para pequeños artistas, una gran herramienta para vencer el "me aburro" veraniego.

Libro para colorear: A journey in the world of fantasy with Hundertwasser. Prestel, 2008

A journey in the world of fantasy with Hundertwasser. NY: Prestel, 2008

Prestel, uno de los sello de Random en Alemania, publicaba en 2008 un libro para colorear sobre la obra del artista vienés dentro de una excelente colección de cuadernos para pintar de artistas como Frida, Hopper, Chagall o Lichtenstein.

Este cuaderno en rústica no es un "libro para colorear" en el sentido tradicional, es mucho más que un libro para colorear ¿?Por qué? porque no le falta de ná, ya que el libro tiene además de imágenes de la obra de Hundertwasser a las que darle color, breves descripciones y explicaciones de las mismas, y finalmente hay un espacio en blanco para que los niños puedan soltarse, artísticamente hablando, y crear algo similar por su cuenta. No se han olvidado de poner espirales, sombreros o chimeneas, algunos de los símbolos del vienés que sugerirán a los pequeños artistas obras de nueva creación.

¿Qué dices? ¿Te ha picado el gusanillo? ¿Quieres conocer un poco más al inimitable Hundertwasser? pues entonces tu libro es Harvesting dreams: Hundertwasser for kids. Barbara Stieff. Prestel, 2008


Harvesting dreams: Hundertwasser for kids. Barbara StieffPrestel, 2008

Sí es así, pasaremos a un ejemplar pensado para leer, una opción estupenda para jóvenes lectores con aspiraciones artísticas, en el que encontrarán un montón de datos biográficos, de su obra, galerías de imágenes y juego, mucho juego

Este libro contiene decenas de actividades que cautivarán a padres y a niños de todas las edades. Entre sus páginas, disfrutarás de un viaje a través del mundo mágico de Hundertwasser, donde la creatividad y la auto-realización son los únicos requisitos para divertirse.

¿Satisfecho? Si no es ese tu estado tras leer estas dos maravillas, es que debes haber sufrido un ataque de entusiasmo hundertwasseriano y debes seguir descubriendo curiosidades de este genial artista. 


Vamos a por el tercero: Hundertwasser, Create your own city un libro de pegatinas de Rahel Goldner y Doris Kutschbach. Prestel, 2011

Hundertwasser: Create your own city. Rahel Goldner & Doris Kutschbach. NY: Prestel, 2011


Este libro de pegatinas es la manera perfecta para despertar la creatividad a los más remolones, y para ampliar los horizontes de la arquitectura a los niños que se vuelven locos construyendo edificios con un Lego.

¿Quién no querría diseñar un edificio completamente camuflado en la naturaleza como los que hacía Hundertwasser? Todo un reto en el que tendrás que elegir colores vibrantes, formas orgánicas, elementos naturales, y millones de detalles más: escuelas, fábricas, museos, iglesias, etc para poner en pie tus propias hundertcasas. Contiene seis páginas de pegatinas de colores brillantes que prometen horas y horas de diversión.

Después de esto tu visión de las cosas será distinta, tal y como pretendió Hundertwasser en el mismo momento que creó sus obras, unos trabajos que como él decía, no eran más que "la cosecha de sus sueños".

Así que ¡a hundertwassear sin parar!

Fuentes y otros ornamentos:

miércoles, 10 de julio de 2013

Corto Maltés

Hugo Pratt eligió el 10 de julio de 1887 como la fecha de nacimiento del marinero y aventurero Corto Maltés. Dicen que a partir de entonces, Pratt pasó a ser un dibujante a la sombra de Corto. 

Cubierta de La mujeres de Corto Maltés. Norma, 2003

Su porte, sus viajes o sus tesoros, no son más que pequeños detalles por los que enamorarse de Corto hasta formar parte del particular elenco de mujeres que le rodeaba.

Pero ya nada es lo que era, y en un mundo así, no sé que sería de Corto Maltés; mejor que lo diga Pratt:

"En un mundo donde todo es electrónico, donde todo se encuentra calculado e industrializado, no hay lugar para un tipo como Corto Maltés". 
Hugo Pratt, 1980**

Saludos Corto.


Fuentes:

http://dreamers.com/corto/cortovid.htm
http://desdelglobo.com/corto-maltes-el-marinero-solitario/


**Hugo Pratt, citado en la obra de V. Mollica y M. Paganelle, Pratt, 1980

martes, 2 de julio de 2013

El año en el que nací...

se estrenaba en España la serie de televisión Pipi Calzaslargas, Peret se iba a Eurovisión con "Canta y sé feliz" y los portugueses vivían un abril inolvidable durante la Revolución de los Claveles. A pesar de todo esto, la wikipedia dice que fue un año normal, que comenzó un martes...

Pasaron más cosas, algunas de ellas en Barcelona, y hubo alguien que las conservó en carretes. Para entonces, un joven francés de nombre Bernard, viajaba a la ciudad condal con motivo de su primera exposición en España. 


Barcelona 1974. Bernard Plossu. Barcelona: Sd·edicions, 2012

Y esta es la Barcelona que se encontró, la que nos recrea en el libro de fotografía Barcelona 1974, un cuaderno de viaje repleto de paisajes urbanos, rostros y sensaciones. Este es su último libro publicado en España y que ahora forma parte de su extensa bibliografía y trayectoria por la que ha sido galardonado con el Premio PHotoEspaña 2013.

Enhorabuena a Bernard Plossu por su galardón, y a sus editores, por compartir esa mirada viajera con los lectores. 


Toda la info en: 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...