La Pequeña ciudad de P.

La Pequeña ciudad de P.

jueves, 25 de febrero de 2016

John J. Reiss: diseño para prelectores

Cada una de las etapas del desarrollo de los niños se corresponde con un tipo de libro; ¿recuerdan aquello del indio Ranganathan? A cada lector su libro; a cada libro su lector. Pues esto es aplicable desde la edad más temprana. Los primeros ejemplares que ponemos entre las manos de los prelectores son libros/ libro-juegos en los que deben primar las imágenes, los colores, diferentes texturas, libros que en definitiva estimulan sus sentidos. 

Poco a poco y con el fin de saciar el ánimo de descubrir y de consolidar los primeros conceptos que van adquiriendo (colores, formas, animales, hábitos, etc) se impone otro tipo de libros que funcionan además para estimular su inteligencia e imaginación. Es tiempo de "libros de imágenes" también conocidos como imaginarios, libros de estimulación visual que permiten a los prelectores jugar a identificar y reconocer objetos, favoreciendo así una relación activa de los niños con los libros. Este tipo de libros recoge además conceptos visuales básicos como la línea, el color, la forma, la composición, textura...

El mercado editorial ofrece a padres, educadores y prelectores gran variedad de libros de imágenes: abecedarios, imaginarios, álbumes o incluso cómics, en cuyo interior podemos encontrar un amplio abanico de temáticas, técnicas y estilos que ayudarán a los lectores a aprender jugando, mientras comienzan a desarrollar cierto grado de autonomía en la lectura: ya no sólo leemos en familia sino que es tiempo de leer solos. Pero ¿qué denominador común han de tener estos materiales? Pues sobre todo han de utilizar un estilo simple y esencial.

Dice el bueno de Chip Kidd que "Todo lo que no está hecho por la naturaleza está diseñado por alguien" y el alguien al que dedicaremos este post es John J. Reiss, el diseñador gráfico al frente de esta colección de libros de primeros conceptos que, 40 años después de su creación, siguen manteniendo la misma vigencia, frescura e interés con la que fueron concebidos.

Con todos ustedes, un pedacito de historia del diseño gráfico: Colores y Formas de John J. Reiss, un paseo por la gráfica de los 70.


Formas y Colores. Colección. John J. Reiss

Formas y Colores. Colección. John J. Reiss

Corrían los 70 y el diseño americano seguía despuntando en manos de grafistas como Saul Bass, Paul Rand o el dúo neoyorkino Chermayeff&Geismar; mientras tanto, a un par de horas de avión, en Milwaukee (Wisconsin), un alumno de la Black Mountain Collage- la Bauhaus norteamericana- despuntaba con tres libros infantiles que marcarían a una generación de pequeños lectores. Reiss fue uno de los 50 alumnos privilegiados que la Black Mountain admitía por curso, un centro con profesorado de la talla de Josef Albers, su esposa Anni, Buckminster Fuller o John Cage.

El autor de estos libros infantiles, un diseñador a punto de retirarse que había trabajado como freelance para BMC o el museo de Milwaukee y al que le gustaba hacer pequeñas escaladas en las Rocosas, un día tuvo la maravillosa idea de dejar su impronta en una colección de libros para prelectores. Por primera vez en nuestro país y tras cuatro décadas en el olvido, ahora podemos disfrutar gracias a Blackie Little Books de dos títulos de esta fabulosa trilogía de Reiss; simultáneamente se ha reeditado en otros países como Gran Bretaña, Francia y los mismísimos EE.UU. por casas editoriales como Simon &Schuster o Hèlium.

Pero ¿qué tienen los libros de Reiss que no tengan otros libros? Diseño. Sí estimados lectores, Shapes, Colors, Numbers son tres fantásticos ejemplos de diseño gráfico aplicado a la literatura infantil, además de una magnífica introducción a la comunicación visual. Pero por aquello de "una imagen vale más que mil palabras" pasemos a la acción y dejémosnos llevar por las sugerentes ilustraciones de Formas y Colores, los dos títulos de Reiss publicados en España. No pestañeen o se lo pierden.

Formas. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Formas. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Formas. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Formas. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Formas. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Formas. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Formas. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Formas. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Formas: cuadrados, triángulos, círculos, óvalos... en definitiva, todo tipo de formas. Formas por todas partes: galletas cuadradas, triángulos gigantes del tamaño de las montañas, o circulitos como los botones. Un sinfín de ejemplos de la rutina diaria que ilustran al lector en el maravilloso mundo de las formas- aportan matices que ayudan a fijar conceptos de geometría (diferencia entre círculo-esfera-óvalo)- y aportan a su léxico nuevas familias de palabras de las que aprenden la grafía por asociación con las imágenes.

El narrador e hilo conductor de todo este mundo de figuras geométricas es un pequeño zorro que ya quisiera para él Wes Anderson; a éste le acompaña un ornitorrinco y juntos pasean por una brillante paleta cromática que va del cian al magenta, pasando por diversos tonos de amarillo, relegando el negro a pequeños detalles y a la mancha tipográfica.

Esto es estilo queridos lectores, es diseño de aquel que hablaba Rand cuando decía que hacer que parezca sencillo es lo realmente complicado.

Pero no se vayan todavía, ¡aún hay más! Ahora pasemos a Colores, un tratado del colorido en el que la armonía cromática les dejará patidifusos; fondos fascinantes, combinaciones naturales y un no parar de tonos atractivos que hacen que al pasar la página el lector se vea inmerso en una melodía de color. Vean, vean...


Colores. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Colores. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Colores. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Colores. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Colores. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Colores. John J. Reiss. Barcelona: Blackie Books, 2016

Reiss es al color lo que la música a las fiestas. Este segundo libro de la colección es otro diccionario visual en formato de álbum que agrupa por colores imágenes y palabras pertenecientes al mundo de los animales, las plantas o los oficios. Primera y última página muestran el más básico juego de contrarios: blanco y negro, representado metafóricamente con el día y la noche, con una cama vacía sobre fondo blanco frente a la cama ocupada a la hora de dormir en la que el fondo negro lo envuelve todo.

La artista estadounidense Georgia O'Keefe explicaba con formas y colores aquello que no era capaz de definir con palabras. No sé si Reiss no encontraba las palabras necesarias para comunicarse con los niños, pero sus Colores y Formas han sido capaces de transmitir a los pequeños lectores un sinfín de conceptos con un buen ejemplo de diseño gráfico. Sus libros son una magnífica herramienta para acercar a los niños a la comunicación visual puesto que facilitan la comprensión lectora, motivan su creatividad y los introducen- de manera lúdica- en cada una de las diferentes áreas del conocimiento: el lenguaje, las matemáticas o las ciencias medioambientales.

Y a partir de aquí comienza la leyenda de John J. Reiss, del que poco o nada más se sabe al margen de esta fabulosa colección de libros, su brillante y escasa huella gráfica. Además de sus colaboraciones con el Museo de Arte de Milwaukee (no se pierdan el par de post que dedica a Reiss Nate Pyper, actual diseñador gráfico vinculado al museo) la única pieza de diseño que he podido encontrar de Reiss a fuerza de rastreo es esta espléndida cubierta para un libro de estadística. Sí, estadística para niños, con texto de Jane Jonas Srivastava publicado en 1973 por los neoyorquinos Crowell. El estilo es inconfundible y el diseño inigualable. Así es John J. Reiss, tan grande como su leyenda.

Statistics. Jane Jonas Srivastava; il. John J. Reiss. NY: Crowell, 1973

La paleta de Reiss en este cover me trae a la cabeza libros, perdón, Libros de John Alcorn ¿no les pasa lo mismo? El caso es que más allá del cover de este manual de estadística, el trabajo de Reiss permanece escondido en algún rincón del planeta, algo que motiva a curiosos como esta redactora a coger la maleta e irse a husmear, porque como bien saben, los buenos libros siempre esconden tras sus páginas historias, si cabe, más maravillosas.

Disfruten de la nueva edición de estos libros atemporales: lean, vean y regalen a John J. Reiss y sus joyas del diseño de los 70, un par de golosinas gráficas que cautivarán la mirada de pequeños, medianos y grandes.


Más John J. Reiss en:

domingo, 21 de febrero de 2016

Adiós Umberto


La bomba e il generale. Umberto Eco; il. Eugenio Carmi. Bompiani, 1966

La bomba e il generale. Umberto Eco; il. Eugenio Carmi. Bompiani, 1966


Estos son algunos de los puntos desarrollados por Eco en la conferencia De Biblioteca que pronunció el 10 de marzo de 1981 en la Biblioteca Comunale de la ciudad de Milán (Italia)

H) El bibliotecario debe considerar al lector un enemigo, un haragán (de no ser así estaría trabajando), un ladrón en potencia

J) La oficina de información debe ser inalcanzable

K) El préstamo debe desalentarse

L) El préstamo interbibliotecario debe ser imposible o, de todas maneras, demorar meses; en todo caso, debe existir la imposibilidad de conocer lo que hay en las demás bibliotecas

M) Como consecuencia de todo esto, los hurtos deben ser facilísimos.

P) No debe ser posible volver a encontrar el mismo libro al día siguiente

Q) No debe ser posible saber quién tiene prestado el libro faltante

...

Irónico, crítico, brillante y mil calificativos más que no serían suficientes para describir su figura, su obra ni su biblioteca. Simplemente Eco.

Adiós Umberto y gracias, gracias a ti y a Jorge Luis por haberme empujado a descubrir las entrañas de ese universo "que otros llaman biblioteca". Es hora de poner en orden tus pilas de libros no leídos.



Fuentes del texto e imágenes:



domingo, 14 de febrero de 2016

Feliz quinto aniversario a todos los lectores de la Pequeña Ciudad


Estimados lectores: ¡Feliz quinto aniversario! estamos encantados de seguir aquí ¡Y ya van 5 años! de ilustración, diseño, álbumes ilustrados, pero sobre todo de lecturas en compañía, algo que no podríamos hacer sin vosotros.

Por todo esto y mucho más, os deseamos que paséis un día de quinto aniversario a lo grande, como nuestro cinco y como nuestro árbol, dos gigantes que dan sombra a esta humilde villa ilustrada y que en todos estos años han crecido gracias a vuestras visitas, comentarios, sugerencias de lectura, etc.

Recordad, el 14 de febrero no es sólo un día de flechas y corazones, el 14 de febrero es nuestro día de celebración y el primero de los 365 de un nuevo año que nos encantaría pasar junto a vosotros compartiendo lecturas, libros e imágenes. ¡No os vayáis muy lejos! y recordad que lo mejor está por llegar.


¡Felicidades!




Gracias a LostType y Andy Mangold por este cinco Pompadour Black

viernes, 12 de febrero de 2016

Los perros de Maira Kalman

Maira Kalman es una vieja conocida de la Pequeña Ciudad. En otra ocasión dedicamos un post a los trabajos de la diseñadora de Tel Aviv, resaltando su pasión desmedida por los perros y los sombreros, la belleza de sus diseños o su versatilidad para moverse con fluidez en varios campos artísticos, como en el caso de la escenografía.

El título del post no da lugar a dudas, aunque oculta cierto engaño, ya que deberíamos hablar del "perro" de Maira: Pete, su adorado terrier, al que llevó a lo más alto colocándolo en la portada del New Yorker y a quien dedicó hasta un álbum ilustrado. Pero Pete no ha sido el único perrete ilustre, la verdad es que como a Maira kalman, se me llenan las páginas de la memoria de ilustres cuatro patas a cargo de ilustres personajes, como Mister, el boxer de Billie Holiday; Sandy, el puli de Kurt Vonnegut; Basket, el caniche de Gertrude Stein- ella decía: "I am I because my little dog knows me"; Lump, el teckel de Picasso y etc, etc, etc.

Seguro que podríamos poner mil ejemplos, pero por aquello de que la memoria es volátil, Maira, que adora a los perros y que es consciente que bajo su sombrero los recuerdos se evaporan, ha decidido juntar en un solo libro, buena parte de los perros ilustrados y no ilustrados que han pasado por su vida. La diseñadora, dice que hay tres cosas que le vuelven loca: las librerías, los perros y el café... dice que el mayor de sus placeres es poder unir esas tres pasiones ¿Cómo? pues pasando la tarde de librería en librería con su perro, leyendo y tomando café ¡Ella sí que sabe lo que es bueno!

Así que tras este breve puesta en escena, pasemos al paseo con los perros de Maira Kalman, un recorrido a través de las páginas de su último libro ilustrado: Beloved dog


Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

Los ladridos de la cubierta (que enseguida verán los lectores al extraer la camisa de color salmón) advierten al lector de la presencia de un perro en casa, así que vayan con cuidado, hay un hocico pegado a la puerta que les está esperando. Es la trufa de Pete, un terrier despeinado y adorable que llegó a la vida de los Kalman allá por el año 2000 y cuya presencia marcó a la familia para el resto de sus días.

Este es Pete- sometido a las tropelías decorativas que Maira le aplicaba considerándolo su mejor modelo y musa. Vean, vean.

Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

Al final del XX, una trágica noticia sacudió la paz del hogar de los Kalman: en 1999 fallecía Tibor, el compañero, esposo y padre de los hijos de Maira. Eran una de esas parejas inseparables, con adoración mutua, por lo que su pérdida sumió en una absoluta soledad y tristeza a la diseñadora e hijos. Fue entonces, en medio de los ánimos y las grandes ideas que los allegados dan a alguien durante el duelo por un ser querido, cuando alguien dijo algo que en la cabeza de Maira sonó como un campanazo: ¿Por qué no tenéis un perro? Al principio no le dio mucha importancia, pero de repente algo pasó por su cerebro y se dijo a sí misma ¿por qué no?

Las dudas de Maira procedían de un eterno miedo a los perros, un temor que desde pequeña le habían inculcado en su familia. Pensaba que todos los perros eran una especie de asesinos natos que esperaban el momento idóneo para acercarse a ti y atacarte- muy de la educación actual, por otra parte; padres, cuestiónense sus miedos, no los pasen a sus hijos- algo que la obsesionaba y le impedía acercarse o permanecer al lado de su propio perro. La única manera de verlos sin sufrir era a través de las páginas del Vogue, donde habitualmente salían fotos de familias de la alta sociedad y del mundo de la moda en las que aparecían con sus mascotas. Esos, los del Vogue, no le asustaban.


Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

El caso es que poco a poco Pete abrió la mente de Maira: paseaban durante horas juntos, se paraban y charlaban con gente, se disfrazaban, jugaban y entre tanto, el dolor por la ausencia de su adorado Tibor, se fue diluyendo. Sus hijos estaban igual de encantados, pero mamá Kalman era la jefa de la manada y le fascinaba ver como su fiel amigo dormía cada noche a su lado o se sentaba pegado a ella allí donde estuvieran. Maira decía que los perros ayudan a sacar a los hombres lo mejor de sí mismos, y en esas de tener una convivencia plena con Pete, Maira le dedicó un ilustrado divertidísimo titulado
What Pete Ate from A-Z o cómo hacer un abecedario ilustrado poniendo en orden alfabético todas las cosas que mi perro se ha comido y no debiera (si ustedes conviven o han convivido con estos animales, sabrán de qué les hablo): A de acordeón; B de books y un largo etc que incluye barras de pegamento, medias, y todo lo que nunca jamás serán capaces de imaginar en su boca. También tiene una serie de ilustrados infantiles dedicada a un perro poeta muy viajado que se llama Max.

Pero como todo lo que nace, Pete también se fue. Ya había pasado 8 años junto a los Kalman cuando el terrier enfermó y les dejó una noche de Año Nuevo, mientras nevaba; Maira dice que su partida parecía haber sido escrita por Joyce en The Dead; y la vida continuó, pero ya no era lo mismo, y ese es el porqué de Beloved dog, que es el tributo que Maira Kalman quiso hacer a todos los perros que han pasado por su vida.

Pete, perros de amigos, perros de personajes ilustres... para todos ellos es Beloved dog, un libro cargado de sensibilidad y afecto hacia nuestras mascotas, las únicas que jamás dejan de demostrarnos su amor incondicional.

Veamos alguna imagen más.

Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

Maira Kalman. Beloved dog. Penguin Press, 2015

El libro se compone de páginas ilustradas extraídas de libros y artículos de revista publicados por Maira Kalman desde 1986 hasta la actualidad.

La diseñadora nos habla de la fragilidad, de la falta de esperanza, incluso de la negación a volver a sentir el amor. En Beloved dog la autora se despoja de todo tipo de prejuicios para ofrecernos un retrato honrado y sincero de su propia vida y con ello, rinde homenaje a los perros, símbolo de lealtad, de paciencia y de miles de cualidades más que entregan a sus dueños/compañeros de viaje para hacerles la vida más feliz a cambio de muy poco o nada.

Kalman dice que hubiera dado su vida por haber escuchado una sola palabra de boca de Pete, o al menos una carta... dice estar segura de lo que pondría esa carta: ¡por favor! no me pongas más esos vestidos tan ridículos. Yo, al igual que Kalman, sueño con el día en que Lolo me cuente algo. Ese día, lo heredará todo.


No se lo pierdan, porque si el contenido les ha cautivado, la edición del libro acabará de conquistarlos; impecable, Penguin no ha reparado en gastos: encuadernación, guardas, sobrecubierta, lomo en tela, impresión espectacular...una joya de libro y una herramienta fantástica para los padres que han de hablar con sus hijos sobre la convivencia con estos animales.
** Gracias a Pilar de Pedrolo por haber elegido Beloved dog. Es el favorito #ylosabes. En próximos viajes te pediré uno de un perro que coma nueces o el del erizo que rodaba sobre un coco.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Floristería Crockatt

Bien podría ser la heredera de Linneo, pero me temo que Emma Crockatt no es botánica, ni zoóloga, aunque sí naturalista u observadora de la naturaleza, algo que probablemente sea su fuente de inspiración principal y el escenario perfecto para todos estos micromundos florales a base de collage y un poco de tinta negra.

No es la primera vez que dedicamos espacio a "floristas ilustrados" ¿recuerdan a Monika Forsberg? ¿y a la escultora de plantas de cartón Rachel Sim? ambas cuentan en su haber con un catálogo de plantas y flores exquisito, propio de naturalistas. Estos elementos les sirven a ambas para narrar la vida que gira a su alrededor, profundizar en las cosas pequeñas y más sencillas, así como expresar su inquietud y respeto por la naturaleza.

Para hacer boca y que vayan conociendo a Emma Crockatt, aquí les dejo una serie de flores amarillas. Acérquense, no dan alergia.


 Emma Crockatt

 Yellow flowers. Emma Crockatt

 Emma Crockatt

Al igual que las flores, las plantas son otro de los elementos básicos en el imaginario de la ilustradora británica; quien dice plantas dice personas-plantas (algo que me recuerda a los seres mágicos de Tolkien pero en una versión más naíf). Fíjense en el elenco de personajes que les dejo a continuación.

Little plant. Emma Crockatt

 Flower bed. Emma Crockatt

 Pumpkin patch. Emma Crockatt

Pero, ¿quién es Emma Crockatt? una ilustradora con cuartel general en Bristol. Camberwell College of Arts de Londres fue la escuela de arte - una ilustre institución por la que también pasaron Suzy Lee o Sara Fanelli- en la que se graduó hace poco más de dos años, tiempo en el que no ha parado de exponer sus trabajos en galerías y espacios de Gran Bretaña.

Y hasta aquí puedo contarles, pocos datos más encontrarán de esta ilustradora novel de la que nos encantaría conocer referencias, proyectos y muchos más trabajos. 

 Emma Crockatt

 Sunny day. Emma Crockatt

Y es que esta chica tiene mucho estilo, su manejo del collage con formas básicas y sencillos recortes, la volumetría de sus personajes, la constante: flequillo, ojo, moflete sonrojado que son una especie de juego visual- la ilusión óptica nos hace discernir entre la posición del personaje: ¿está frente a nosotros? ¿quizás de perfil?- y la línea negra sobre la mancha de color que dibuja a modo de puntilla. Realmente fresco, una ilustración novedosa y brillante.

Pueden conocer más trabajos suyos a través de su cuenta de Instagram o Facebook.


Emma y sus plantas:



martes, 9 de febrero de 2016

Los carteles de Tati


Jacques Tati en un fotograma de Mon oncle, 1958

No es la primera vez que monsieur Hulot se da una vuelta por la Pequeña Ciudad, y es que el siempre inspirador Jacques Tati ha conseguido una auténtica proeza: iluminar y arrancar sonrisas a niños y mayores de más de 5 generaciones, y eso es para celebrarlo y requetecelebrarlo.

Pelis como Mon oncle, Trafic o las mismísimas vacaciones de Hulot han sido la excusa para que grafistas, ilustradores y artistas en general se remanguen para plasmar en un papel las divertidas poses, gestos y ¿cómo no? la estilizada figura y contorno de la pipa del protagonista indiscutible de las comedias más divertidas de los 40. Ese toque retro que tan bien ilustró en su momento Pierre Étaix, con elementos como la gabardina, el paraguas y la maleta, lleva años sirviendo como referencia a trabajadores gráficos como David Merveille, encargado de llevar una de estas piezas cinematográficas al papel por medio de 22 tiras; una pieza exquisita publicada originalmente por Rouerge y que poco tiempo después publicó Kalandraka en nuestro país.

El caso es que de nuevo, y a propósito de Tati, varios ilustradores se han unido para dar una nueva indumentaria a los carteles de esta saga de cine cómico, a propósito de una amplia retrospectiva sobre el director y actor que se celebró en mi adorada Portugal el pasado verano. Atentos al elenco: Catarina Sobral, André Letria, João Fazenda, Sara-a-Dias, Marta Monteiro e Madalena Matoso ¿Qué les parece? ¿Nos vamos a Portugal? bueno, tal vez no les apetezca cambiar de país a esta hora; si es así, no es necesario moverse para viajar, manténganse bien pegados a sus pantallas y en breves aparecerán en la mismísima playa de Saint-Marc-sur-Mer, la favorita de Tati&Hulot.

Trafic por André Letria. 
Jacques Tati. 6 Carteles creados por ilustradores portugueses, 2016

Parade por Madalena Matoso.
Jacques Tati. 6 Carteles creados por ilustradores portugueses, 2016

Las vacaciones de monsieur Hulot por Marta Monteiro.
Jacques Tati. 6 Carteles creados por ilustradores portugueses, 2016

Mon oncle por Catarina Sobral.
Jacques Tati. 6 Carteles creados por ilustradores portugueses, 2016

Playtime por Joao Fazenda.
Jacques Tati. 6 Carteles creados por ilustradores portugueses, 2016

Tati ha sido un invitado de excepción en las fiestas veraniegas de Portugal, ya que además de la exposición y el homenaje de los carteles, se pudieron ver distintos pases de las pelis del francés en una nueva versión digital restaurada.

Leopardo Filmes, la distribuidora portuguesa, fue la que encendió la mecha de esta fabulosa iniciativa, cuyo objetivo era evidenciar la transversalidad artística del universo Tati, haciendo especial hincapié en la relación del trabajo cinematográfico con la ilustración. La selección de "cartelistas" no podía haber sido más acertada, contando entre las filas con super Catarina Sobral, mega Madalena Matoso y el big big André Letria, y el resultado que ya han visto arriba, responde a una motivación que enseguida pasan a contarnos los propios ilustradores. Escuchen, escuchen a Catarina Sobral cómo concibió su cartel de Mi tío- por cierto, si recuerdan su álbum Meu avó, inevitablemente Tati aparecerá en sus cabezas-





Después de todo este baño de Tati ¿no les apetece ponerse a ver todas sus pelis es un maratón Hulot o algo así? si alguien de la sala Phenomena está leyendo esto, que se apunte la idea para unas reposiciones ¿no? Ahí les dejo al eterno e inacabable Hulot en una de sus enrevesadas e hilarantes aventuras. Disfrútenlo.

Mon Oncle, Jacques Tati (1958) vía The man in the bottle



Más Jacques Tati y sus carteles portugueses en:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...