Dachenka, el cachorro ilustrado de Karel Čapek

El rey, el viejo rey, los jefes del estado, los trajes regionales, etc, etc... así son habitualmente los motivos escogidos por Correos para estampar nuevos sellos, o lo que es lo mismo, rancismo filatélico. En países como la República Checa, por el contrario, se valen de sus grandes y admirados ilustradores para hacer patria. Crean iconos asequibles y gráficamente reconocibles para todos los ciudadanos, algo que sin duda ha hecho sentir a sus habitantes más que orgullosos de sus artistas, de su pueblo y porqué no, de sus perros.

En mi tierra, cuando un perro no tiene raza, se le llama "can palleiro" o "can do país" - esta última acepción es un tanto controvertida en los tiempos que corren; pero si hay un can que represente a un país, no es precisamente el híbrido gallego, ni tan siquiera el pastor alemán, sino el pequeño cachorro de terrier con el que Karel Čapek enterneció a varias generaciones de lectores desde los años 30. Se llamaba Dachenka, y esta es su historia.


Karel y Josef Čapek con sus respectivos perros

Esta relación de los hermanos Karel y Josef Čapek con los perros comenzó allá a mediados de los años 20 cuando el menor de los hermanos decidió construirse una pequeña casa de campo con jardín. A partir de ahí, los perros marcaron la tónica de su vida, pero uno de ellos especialmente, la pequeña Dachenka, un cachorro de Fox terrier hija de su otra Fox terrier Iris (antes de estas dos bellezas ya había estrenado el jardín de la casa Minda, una hermosa ejemplar de Airdale que Čapek había adoptado).

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Aparentemente, todo resulta adorable. Pero no todo en torno a Dachenka fueron mieles. Sus primeros meses de vida en la casita de campo de mr. Karel se vieron marcados por una espiral de destrucción; la adorable terrier se había ocupado a fondo en destruir el jardín, la tapicería de sillas y sillones, los zapatos y las alfombras ante la mirada atónita de su madre, Iris, y de Karel Čapek. Adiós Dachenka, te vas a casa de Vladislav Vancura (el dramaturgo aguantó dos semanas los ataques de ira de la dulcecita Dachenka antes de llevarla de vuelta). De nuevo en casa, home sweet home.

Así que, ya que no quedaba más remedio, don Karel se armó de valor y se dedicó a seguir de cerca a este pequeño monstruo para evitar posibles incidentes. Esta observación se convirtió en un trabajo para el escritor checo y dio como fruto una suerte de cuaderno de campo fotográfico en el que se recoge la metamorfosis de este "bicho" en una bella mariposa que llegaría a ablandar los corazones de todo un país durante varias generaciones. En 1933 se publica por primera vez Dachenka, y hasta el momento, más de 30 reediciones en su país de origen y traducciones a un montón de idiomas en el extranjero, otorgan a este bello y tierno libro la categoría de clásico de la LIJ- sin dejar de lado a la legión de lectores adultos que lo conocieron años más tarde-.

A continuación se muestran imágenes de la edición francesa publicada hace poco más de un año por la casa editorial MeMo, dentro de su colección Classiques étrangers pour tous. El libro, fiel a la edición original, incluye las fotos que Karel Čapek hizo a su perra con una Rolleiflex y un fantástico epílogo de Xavier Galmiche, profesor de estudios centroeuropeos de la Universidad de La Sorbona.


Prepárense, van a conocer a la divertida y enternecedora Dachenka. Vayan con cuidado, es experta en zapatos, cordones y cualquier cosa que se mueva a su paso.

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015
 
Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Además de la historia del cachorro y las fotografías, el libro incluye ocho cuentos cortos que Karel Čapek escribió con el propósito de "tranquilizar a Dachenka". Estos relatos, divertidos e instructivos- se asemejan a pequeños capítulos de adiestramiento canino- incluyen dibujos del autor, unas pequeñas infografías sobre comportamiento canino a fuerza de un trazo sencillo, ligero y un tanto naíf. Así evolucionó Dachenka según su amigo Karel.

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Una de estas ilustraciones es el punto de partida de nuestro post: el sello. El Ministerio de Industria de la República Checa acuñó en 2010 una serie de sellos con ilustraciones del popular libro infantil de Capek. Dachenka seguía su viaje a la conquista de nuevos lectores.

Dachenka, ou La vie d'un bébé chien. Karel Čapek. Nantes: MeMo, 2015

Sello de Dachenka de Karel Capek, grabado por Václav Kučera. República Checa, 2010

Y hasta aquí la historia de Dachenka, ou La vie d'un bébé chien, un clásico de la LIJ que conjuga a la perfección la palabra, la fotografía y la ilustración en un libro de imprescindible lectura para todos los amantes de los perros, el humor y las buenas ediciones.

Lean, pero mientras lo hacen, no dejen ni por un instante de vigilar a su perro. El silencio, aunque placentero para la lectura, no es buena señal en lo que a perros se refiere.


Más Capek, perros y demás familia en:


Comentarios